¡Bienvenidx a Marica da Berza!

Me llamo Conce y estoy feliz de compartir contigo el gusto por las cosas bonitas y la vida en calma.

Vivo muy cerca de La Coruña y del Atlántico, entre la armonía del campo y la  rebeldía de este océano fiero e indómito que marca nuestro carácter gallego. Este es un lugar que te conecta con el pasado, con la vida sencilla de los pueblos rurales y marineros, y te estimula para  seguir creciendo y mirar al futuro.

Mi pasión por las artes plásticas nace de cómo aprendí a mirar las cosas con detalle cuando comencé muy joven a pintar al óleo. Cuando pintas y dibujas miras, miras mucho, observas los colores, las texturas, los volúmenes y la belleza de todo lo que te rodea.                                     

Creo que fue ahí, de niña, cuando supe que lo que me hacía más feliz era pintar, crear  y experimentar con distintas técnicas, objetos y materiales. A partir de ese momento, y aunque durante años me dediqué profesionalmente a la psicología,  nunca dejé de dar forma a cosas sencillas y bonitas utilizando telas, madera, objetos antiguos y piezas reutilizadas a las que transformar y dar una segunda oportunidad.

Ahora utilizo mis lienzos pintados a mano como base de todas mis creaciones, no solo cuadros o láminas, también los uso como retales que aplico en todo tipo de objetos de decoración y complementos de moda.

También me gusta viajar y buscar en mercadillos y almonedas piezas viejas y con historia para transformar después en mi taller. Aquellos objetos que me enamoran en mis viajes a Florencia, Portugal, Estambul… los imagino formando parte de una colección de mi tienda y los traigo para ti.

La mezcla de todos esos elementos, lienzos pintados a mano y piezas antiguas recicladas, constituye la esencia de Marica da Berza. Por eso mis diseños son ediciones limitadas y piezas únicas con mucha historia.

Me identifico con la filosofía slow life, con el upcycling, con el estilo hygge, shabby chic, cottage, farmhouse, vintage, romántico, barroco… Y me apasiona el arte en todas sus expresiones, pero lo que más me inspira es la vida en el campo, un paseo en bicicleta o las flores como motivo permanente en los tejidos que utilizo.

Me siento feliz en mi estudio porque hay mucha luz, huele a canela y suelo escuchar piezas de jazz clásico que convierten las horas de trabajo en un  momento de tranquilidad y armonía.

Me encanta compartir mi mundo con personas que también disfrutan de un estilo de vida más lento y aprecian las cosas bonitas hechas a mano, así que este es también tu espacio.

Si quieres conocer el universo de Marica da Berza, mantenerte al día sobre mi trabajo o inspirarte, puedes suscribirte a mi newsletter o seguirme en redes sociales y en mi blog.